17/12/10

< Ignorance - Paramore >

¿Recuerdas cuándo éramos niños y nada nos importaba?

¿Y cuándo volábamos libres, sin alas y escalábamos montañas de nubes sin importar lo grande que fuese la caída?
Y no habían grupos, ni diferencias; vivíamos juntos, felices, en paz, unidos.
Y teníamos millones de sueños, sueños que creíamos que se harían realidad.
Y cuando los números no importaban, ni la belleza, ni la razón, no importaba nada.
Éramos libres, éramos niños.
Yo quiero volver a ser pequeña, volver a sentir las cosas como las sentía antes; tan vívidas, tan mágicas.
Quiero tener el síndrome de Peter Pan y ser siempre una dulce e inocente niña que no sabía de problemas y que veía la vida tan diferente a como la veo ahora.
Siento envidia cada vez que veo a mi hermana pequeña. La veo tan graciosa, tan indefensa que me dan ganas de cambiarle la vida y poder volver, al menos por un día, a ser una adorable chica de ojos marrones, mirada penetrante y graciosos caracoles en la cabeza.

8 comentarios:

Princesa Adora dijo...

Es que la gracia está justamente en seguir siendo un niño siempre!!!
Te deseo que te agarre el síndrome de Peter Pan cuando gustes! Jajaja.

Cariños!!!!

Talisman dijo...

Hola! Muchas gracias por seguirme,yo tambien te sigo,me gusta el estilo que le has dado a la pagina,muy original y se hace agradable el leer ^^ Yo creo que tambien tengo ese sindrome,quien pudiera quitarse responsabilidades de encima solo por un dia y ver el mundo de color de rosa!! Besos!!

Blanca dijo...

Sí, echamos de menos las cosas que no tenemos simplemente porque al no tenerlas nos damos cuenta de que deberíamos haberlas valorado.
Quizá dentro de unos años, o incluso días, te das cuenta de que ahora mismo podrías haber hecho cosas que te habrían cambiado el futuro, no se si me explico.
Muy buena entrada, muy realista.
Saludos.
P.D: Gracias por pasar por mi blog.

Antonio dijo...

Suerte que tenía Peter Pan, él no crecía

Miss Manhattan. dijo...

Gracias a todos por sus comentarios, me han animado en mi momento de bajón :) Ahora estoy bien pero el querer volver a ser peque sigue ahí, clavándoseme en el pecho como una espina que quiere arrancarme el corazón, pero es un sueño y definitivamente el querer no es poder.
BESOS!

Flo. dijo...

Me encanta. Puedes pasr por el mio ?
http://sonsentimientoss.blogspot.com/

Talisman dijo...

Ola pasaba a desearte una Feliz Navidad!! en mi blog deje un regalito ^_^ Besos!

The Little dijo...

Hecha un vistazo a mi blog porque te tengo una sorpresa preparada :)